Liposucción

La liposucción es una intervención quirúrgica que consiste en la aspiración de la grasa acumulada y localizada mediante unas finas cánulas conectadas a una máquina de vacío. Para introducirlas sólo se requieren unas incisiones mínimas, por lo que las posibles cicatrices serán prácticamente imperceptibles. Generalmente, la operación se realiza con anestesia local y sedación, aunque puede variar según sean las características propias de cada paciente y del área a tratar.

Esta operación suele tener una duración aproximada de entre una a dos horas. Una vez realizada la operación, se coloca una prenda compresiva que ayudará a la piel a ajustarse a su nuevo contorno corporal, que deberá llevarse durante unas cuatro semanas. Es normal que aparezcan hematomas e inflamación en la zona intervenida que irán desapareciendo paulatinamente. Los masajes de drenaje linfático ayudan a este cometido.

Este es un procedimiento muy seguro si se dispone de los medios adecuados. Está encaminado a moldear o esculpir la grasa del cuerpo y la cara.

La lipoescultura se puede practicar en brazos, abdomen, muslos, rodillas, entrepiernas, pantorrillas, tobillos, nalgas, caderas, torso y también en la cara.

Antes / Después

 

Preguntas frecuentes

¿Es necesaria la hospitalización?

La operación suele tener una duración de una a dos horas, según la zona a tratar, y se realiza en una única sesión. Luego se recomienda que el paciente permanezca durante 24 horas en la clínica.

¿Quedarán marcas?

Las incisiones de las cánulas para la aspiración de la grasa localizada son mínimas, al ser cánulas muy finas, por lo que las posibles cicatrices (de 3-4 milímetros) serán mínimas y tenderán a ir borrándose con el transcurso de unos meses.

¿Tengo que tener algún cuidado posterior?

Durante la primera semana no se recomienda bañarse, sino duchas rápidas de agua templada. Durante el primer mes se debe utilizar una faja compresora para potenciar el efecto de la liposucción y realizarse masajes para bajar la hinchazón y que desaparezcan los hematomas propios de la intervención. Es muy importante acudir a las citas de seguimiento concertadas por el cirujano, ya que en Clínica Estrella llevamos un estricto control postoperatorio de todos nuestros pacientes por su seguridad y nuestra tranquilidad como médicos. Se puede viajar sin ningún problema, pero no practicar deporte físico hasta transcurridas tres semanas de la intervención. Es importante evitar el sol durante los primeros meses para evitar la aparición de. Se recomienda no utilizar la sauna durante los tres siguientes meses para no agudizar la hinchazón de pigmentación de las cicatrices.

¿Cuáles son los riesgos asociados con la liposucción?

La liposucción es un procedimiento quirúrgico; en consecuencia, implica los mismos riegos que cualquier otra cirugía. Los factores de riesgo más comunes son infección, sangrado y daño en los nervios. La liposucción también produce pérdida de líquido. Es importante que reciba un control cuidadoso para evitar una pérdida de líquido excesiva. Si no se la trata debidamente, la pérdida de líquido puede provocar shock. Además, pueden producirse coágulos de sangre, coágulos de grasa, quemaduras por fricción o reacciones adversas a los medicamentos.

¿Cuáles son los efectos secundarios comunes de la liposucción?

La inflamación, los moretones y las cicatrices son efectos secundarios posteriores a la liposucción comunes. La inflamación puede durar varios meses, pero no interferirá en su vida diaria. Los moretones probablemente sean más dolorosos, pero sanarán luego de un mes aproximadamente. La cicatriz que queda después de la cirugía de liposucción, por lo general, sólo mide un cuarto de pulgada de largo y comienza a desaparecer unas semanas después de la operación. La mayoría de los efectos secundarios de la liposucción son tan leves que, después de una semana de la cirugía, la mayoría de los pacientes vuelven a trabajar y a retomar sus actividades cotidianas.

¿Cuáles son los beneficios de la liposucción?

La liposucción puede eliminar los pequeños depósitos de grasa que se alojan en zonas obstinadas que no responden a dietas ni a ejercicios. Es una manera de dominar la genética y tomar el control de la forma de su cuerpo. A pesar de que sólo se pueden eliminar pequeñas cantidades de grasa mediante la liposucción, la mejora estética que implica el procedimiento muchas veces es tan drástica que parece que se hubiera perdido más peso. Pero, también, es importante tener en cuenta que los beneficios de la liposucción frecuentemente van más allá de lo estético. Muchos pacientes que se han sometido a la liposucción pueden participar en actividades que antes evitaban debido a su aspecto, y la mayoría expresa que su confianza ha aumentado.

¿Puedo volver a tener celulitis si engordo?

La liposucción elimina el exceso de las células grasas localizadas y sus resultados pueden ser permanentes siempre que se lleve una dieta equilibrada y se practique de manera regular ejercicio físico. No obstante, si se engorda se hará de manera homogénea en todo el cuerpo y no sólo en los depósitos localizados de grasa.

¿Es usted un buen candidato para la liposucción?

Si está pensando en someterse a una liposucción, es importante que sus expectativas sean realistas. Aunque se pueden obtener resultados sorprendentes, quizás no sean tan inmediatos u obvios como usted desearía. Como en todas las cirugías plásticas, el éxito de la liposucción dependerá de un número de factores personales, tales como la edad, la elasticidad de la piel, el peso y el estado de salud general. La liposucción no se aconseja para personas con un sistema inmunológico débil, diabetes, problemas cardíacos o arteriales, o antecedentes de coágulos de sangre o flujo sanguíneo reducido. Usted es un buen candidato para la liposucción si tiene un peso normal, una piel saludable y elástica, y tiene “zonas problemáticas” específicas tales como el abdomen, los muslos y los glúteos, las cuales no responden a los cambios de dieta y el ejercicio.

Zonas del rostro y el cuerpo que se pueden tratar con liposucción

La liposucción funciona mejor en zonas del rostro y el cuerpo que poseen depósitos de grasa rebelde que no se eliminan con la pérdida de peso general, tales como las famosas “llantitas”. Los muslos, el abdomen, los glúteos, los flancos, las caderas, la parte superior de los brazos, la barbilla, la papada y el cuello, generalmente, responden bien al tratamiento. La liposucción se puede realizar consecutivamente en diferentes lugares, de hecho, muchos pacientes escogen tratarse varias partes del cuerpo durante el mismo día.

Recomendación Médica

La mejor opción para eliminar de manera eficaz acumulaciones de tejido adiposo es la liposucción o lipoescultura. Esta intervención no es un tratamiento de la obesidad, sino que está destinada únicamente a corregir aquellas regiones corporales concretas que presentan acúmulos grasos localizados. Mediante esta técnica se puede extraer grasa de distintas partes del cuerpo. En las mujeres es más frecuente intervenir zonas como caderas y muslos, mientras que en los hombres son el abdomen, flancos y papada las áreas más tratadas.

Resultados

Los resultados serán más visibles según vayan pasando los meses, ya que la pérdida de volumen y la remodelación de la piel se van produciendo de manera continua y progresiva, consiguiendo una mejoría notable de la línea corporal y una silueta más armónica. Habitualmente el paciente puede reincorporarse a su actividad diaria en unos días.

Traductor»